2 – Cómo ser un buen Cartomante

En el artículo anterior hablábamos de las tres opciones que tenemos para poder expresarnos sin cortapisas, ésto es: la Confesión ante un sacerdote; hablar con un sicólogo o siquiatra y por último, hacer nuestras consultas a un Cartomante.
Pues bien, las dos primeras opciones son una elección muy personal y nada reprochables. Es cosa vuestra, pero como comprenderéis ahora aquí nos ocupa la tercera, el Tarot, y para dejar las cosas muy claras lo óptimo es contar con la única premisa que hará que os creáis todo lo que viene detrás:

¡UN BUEN CARTOMANTE… NO HACE PREGUNTAS!

Todo lo contrario, la persona que se presenta ante un experto del Tarot necesitará sentirse segura, tranquila y con la confianza de que no va a pagar por un cuento inventado y que no tendrá sentido jamás.

Éste es el problema de muchas personas que han tenido malas experiencias. El cartomante chungo lo primero que hace es sacar toda la información que luego necesitará para hacerte creer que sabe algo de ti que no le has dicho. Un buen sicólogo podrá decirte con dos preguntas tontas un sinfín de cosas que no creerías que se pudieran saber a partir de ahí. Después intentará liarte con la “película” de que ésto o lo otro te pasará en el transcurso de un año… ¡¡ESTAMOS LOCOS!! … durante un año podrán pasar miles de cosas en la vida de cualquier ser humano, pero ya os digo que si no centra la tirada en menos tiempo y se deja de preguntas “supuestamente insustanciales”… os están engañando.

#El Arte de la Cartomancia es poco conocido, aunque os parezca mentira con tanto anuncio y tanto “experto” coleando por las redes sociales, televisiones y prensa escrita… Los “posibles aciertos” son sólo eso, posibilidades con las que juegan para engancharos y haceros creer que han atinado y que son la pera limonera. En el Tarot no se “acierta” se traduce el significado de las cartas y sus energías son increíblemente positivas y regeneradoras, no todo lo contrario. No es cierto que sean hechos concretos e indiscutibles, son posibilidades en base a situaciones concretas y que, además, tienen opción de cambio.

En una tirada de Tarot nunca saldrá lo que ya no se puede cambiar en tu zona de presente o futuro, siempre saldrán en la zona del pasado. Es lo único que no podemos cambiar, el pasado. Nuestro presente conformará el futuro y ahí es donde entran las cartas del Tarot; ahí es donde te darán las pautas para conseguir el mejor de los resultados según estén las cosas en tu vida. En ocasiones, ni nosotros sabemos lo que de verdad necesitamos, las cartas si que lo saben y nos corrigen el rumbo poníendonos frente a frente con nuestra realidad.

Ante todo, debemos tener en cuenta que las cartas sólo ACONSEJAN, jamás sentencian. El Cartomante NO ES UN VIDENTE, sólo interpreta el significado de las cartas para cada consultante. Es importante dado que cada uno de nosotros tenemos la capacidad de decidir, en una u otra medida, el camino que queremos escoger en diferentes circunstancias de la vida. No nos engañemos ni engañemos a los demás y mucho más si les vamos a cobrar por ello. Antes o después se darán cuenta del fiasco y no volverán nunca.

Publicado en Escuela de Tarot y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *